Blog para chicas confundidas por el amor que quieren desconfundirse. De Ianire Estébanez bajo licencia Creative Commons Licencia de Creative Commons

Los cuentos que nos cantan... sobre el amor

Sobre el amor... siempre nos han contado muchos cuentos. Cuentos de hadas, príncipes valerosos y princesas solitarias que despiertan con un beso, historias de cine en las que nos enseñaron a creer en el amor a primera vista nada más entras en un bar y te encuentras con su mirada, en el amor que supera cualquier obstáculo, incluso el de correr en tacones por la selva mientras el héroe salva el mundo y de paso, va recogiendo a la torpe chica mientras se cae. El amor lo puede todo, me esforzaré por conseguirte, sin ti no soy nada y haré lo que sea porque estemos juntos son mensajes que también nos han cantado, y otros muchos mensajes visuales y sonoros nos dicen cómo son los chicos que molan, o cómo han de ser ellas para conseguir ese ansiado amor.

Estas son algunas de las conclusiones que podemos sacar de "los cuentos que nos cantan", un montaje que mezcla humor, imagen y música, para analizar con las y los adolescentes los estereotipos más actuales que podemos ver en canciones, películas o videoclips, entre otros, y pensar sobre los riesgos que nos pueden llevar a engañarnos y creer que nuestra relación tiene más cosas buenas de las que tiene en realidad, que "que me controle un poco, es normal" o "que en el fondo me quiere". Durante este mes de noviembre pude llevar este montaje hasta Coruña gracias a la invitación que me hizo el CIM de allí en una cita a la que acudieron 460 adolescentes de varios Institutos de la ciudad (una experiencia de adrenalina pura), y que he podido llevar a otros sitios. Lo mejor de estas experiencias, sin duda alguna, es poder encontrarme con vosotras y vosotros, jóvenes reales, de tú a tú, que podamos pensar juntos sobre situaciones que tienen que ver con el ideal de amor, que nos frustran a chicas y a chicos, y sobre cómo podemos tratar bien y tratarnos bien. Pero también la estupenda acogida que me disteis ¡miles de gracias por la atención, por las risas, por los comentarios y por los aplausos! Tod@s l@s que estuvisteis allí, ya formáis parte de esta pequeña entrada del blog ;) 

Y... ¡hasta pronto!





Más info sobre "los cuentos que nos cantan" en ianireestebanez@yahoo.es

Ellos desean "sexy bitch"s y ellas ser "the only girl in the world"?


La imagen de las chicas y chicos en las películas o la música más actual, no deja dudas de los estereotipos que hoy en día se venden como más atractivos. El chulito que aparece rodeado de tíasbuenas alrededor de la piscina idolatrándole, y que además tiene una mansión y conduce un carro que da envidia a cualquiera (si no un yate), debe ser uno de los modelos más preferidos por los guionistas de videoclips. Y por supuesto, en toda peli, el héroe que se precie tiene algún o varios trofeos femeninos, es decir, macizorras a su disposición. Entre los roles de mujer que aparecen en los videoclips, nos encontramos muchas chicas que aparecen como románticas rosas víctimas del amor más irresistible, un amor del que no podrán escapar, al que se rendirán y por el que harán lo que haga falta. Amando cómo les mienten, perdonando y luchando por conseguirle, enganchándose a malas relaciones. Pero un rol muy presente en los videoclips es sin duda el de la perra sexy, que es el piropo que brinda un DJ de éxito como "la mejor forma de describir a la chica que le gusta, sin ser irrespetuoso"(aunque no sé cual será la forma irrespetuosa).

video

Claro, la cosa se hace más difícil, cuando para él ella sólo es "una perra sexy" con la que acostarse, mientras ella quiere sentirse como "la única chica en el mundo para él, la única a la que ame toda la vida, la única que conoce su corazón, la única que sabe cómo hacerle sentir hombre, la única"(Rihanna, en Only girl)

La cuestión no es que estos videoclips sean horrendos ni mucho menos, son muy atractivos, y eso, el atractivo de la música, de los medios y de la imagen visual, es la que termina haciendo que nos quedemos en la forma (atractiva) y no en el fondo. No es que por supuesto, no sepamos diferenciar entre ficción y realidad y esperemos encontrarnos chicas en bikini en cualquier local al que entremos, pero al fin y al cabo, los mensajes que recibimos en los medios y en nuestro entorno, forman parte también de nuestra forma de interpretar el mundo, y a veces nos podemos sentir "fuera de moda" si no encontramos otros ejemplos diferentes en los que sentirnos representadas/os. 

Por ejemplo, en la música, los chicos a los que no se representa en ese rol de chulo malote, suelen ser considerados  moñas o sosos (con menos "puntos de atractivo"). O en la televisión, nos dicen que si eres bueno con las chicas, siempre te quedarás siendo el pagafantas ese que se queda en buen amigo y... nada más.


¿Pero estos roles, nos representan de verdad? ¿Qué ocurre con los chicos que ni son el rey de la fiesta ni el pagafantas? (porque existen) ¿Y qué ocurre con las chicas que no se ven identificadas ni en el rol de perras ni en el de víctimas del amor? Ellos y ellas son jóvenes de carne y hueso, que están construyendo su forma de ser, y que no viven en la tele de fantasía. Y aunque en la televisión nos representen de este modo tan cerrado, o tan diferente, como si los chicos sólo buscaran sexo y las chicas sólo amor, existen muchas formas de ser chica y chico. Desde el que es sensible, al que le cuesta expresarse pero lo intenta, de la chica que sabe lo que quiere y lo pide, a la chica que no perdona porquesí, del chico comprometido y de la chica liberada a... Muchos resultados posibles de formas de ser y relacionarse, que van cambiando y construyéndose, y que, aunque no son protagonistas de videoclips, sí lo son en la vida, que al final es la realidad. 

Sobre estos temas hablaremos este jueves en la ciudad de Coruña, en el taller-proyección "Los cuentos que nos cantan", una pequeña actuación en la que habrá música, cine y cuentos, para analizar cómo se representa el amor en la actualidad. Sin necesitar irnos hasta Romeo y Julieta para encontrar ejemplos de lo perjudicial que puede ser el amor de "por ti daría mi vida", porque esos ejemplos siguen casi casi iguales en las canciones de hoy en día, en las series de hoy en día.

En este caso, además, soy telonera (que emoción me da sentirme como en un concierto) de la actuación del Grupo Chévere, que interpretará una mezcla de teatro y música muy original (y muy bien cantada, por lo que me han dicho), con su "I´ll be watching you", Hei estar vixiándotehttp://www.expocoruna.com/?p=1675

A poco tiempo de volar para esa ciudad, quiero enviar saludos a todos los chicos y chicas que me vean desde allí, y mi agradecimiento más cariñoso para Betti, Chus, Fany, Natalia, Davinia, Diana, Araceli, Mar, Hanna y Eva, las compañeras del CIM Coruña, por su ilusión en que fuera a visitarlas. ¡Allí nos vemos pronto!



Este viernes es 25N Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, no te olvides de expresar tu rechazo contra la violencia, y tampoco olvidemos que las mujeres no somos víctimas impasibles si conseguimos ver las señales antes de que se acerque la catástrofe... 

Chicas, si huele a lobo, habla como un lobo, parece un lobo...
¡¡¡lo más seguro es que sea un lobo!!!
No le pongas miles de pieles de cordero encima para no verlo... y sal corriendo! 
No busques cuentos de amor que terminen en tragedia, porque es posible encontrar a una persona que te quiera bien y construir una historia de amor real ;)


Canciones "de amor" o de toooodo lo contrario

Ya llegó el verano... y con él, llegarán las canciones de verano. Marchosas, rítmicas, pegadizas... y sobre todo repetitivas. Porque si algo tienen en común todas las canciones que "pegan fuerte" en verano es que se repiten hasta la saciedad en toda radio, fiesta popular, disco-pub o chiringuito de playa durante los meses que dura el calorcito, o alguno más.

Lo que ocurre con las canciones que escuchamos día a día con normalidad, es que no solemos pararnos a pensar en lo que quiere decir su letra. Una canción es para escucharla, disfrutarla si te gusta y bailotearla, y es cierto!... pero ¿qué pasaría si nos paráramos a pensar realmente en lo que dicen, o en lo que critican, en lo que está en el fondo...? Seguramente nos quedaríamos con los ojos como platos con muchas de las letras de las canciones, con la cantidad de canciones sexistas que nos encontramos sin necesidad de mucho rebuscar. Yo, por ejemplo, recuerdo hace unos veranos, que estaba en una discoteca con unas amigas y sonaba una canción reguettoniana que me parecía un tanto pesada, pero cuando escuché y entendí lo que decía su letra, me quedé un poco en blanco en medio de la marabunta... "si ella se porta mal... dale con el látigo (enlace)", decía. -¿Has escuchado lo mismo que yo he escuchado? - le pregunté a mi amiga. Y sí, me lo confirmó. Cuanto menos, me llamó la atención que la gente la estuviera ahí bailando como si dijera cualquier otra cosa.

Vale, tampoco he descubierto nada asombroso, ni tampoco os sorprenderá deciros que muchas canciones son sexistas... y tantísimos videoclips son un compendio de culos y tetas sin cesar, muchas tías alrededor de uno sólo y encima el maromazo que las trae a todas de calle y como si no tuvieran cerebro ni decisión, no suele ni siquiera estar bueno (qué menos para ser un latinlover, no?). La imagen de las mujeres en los videoclips es para sacar un tema aparte casi...  Pero yo hoy venía a traer dos canciones diferentes, o que no son tan evidentes como estas, o las hemos podido bailar muchísimas veces sin saber lo que querían decir... Sobre todo porque son en inglés, y, si ya es difícil analizar las letras de las canciones de un idioma propio cuando estás bailando o de fiesta... más si encima tienes que traducírtela en la cabeza!

No os preocupéis, que, en este caso, el trabajo de traducción ya está hecho. Es un vídeo que monté para las sesiones de prevención realizadas durante este curso en Miranda de Ebro (enlace), donde ya llevo trabajando 4 añitos y cada curso intento crear algo nuevo. La verdad es que creo que a las y los alumnos les sorprendió, así que os lo regalo para que lo uséis cuando queráis.

La primera canción es el claro ejemplo del chulito rompecorazones. Él sabe que se porta mal, pero no piensa hacer nada por evitarlo, y le dice claramente a ella que "esto es lo que hay y no me pidas más, yo te he avisado". Te voy a destrozar si te enamoras de mi, te voy a romper el corazón... pero es que nací siendo un lobo feroz y soy así, en fín, que molo" (o eso se cree el majo este). El segundo caso? La de la chica que hace casi lo que sea, con tal de que él la quiera... que la quiera, aunque la quiera mal, aunque sea una mala relación. "Tu amor y tu venganza, me quedo con todo junto... porque con tal de que no seamos solamente amigos, prefiero que me trates mal". Sólo tienes que darle al play y descubrir de qué dos canciones estoy hablando.

Nota: El vídeo ha sido bloqueado en youtube por motivos de copyright :/ pero lo puedes ver aquí:


Sorprendid@s?
¿Conocéis más canciones que podríamos analizar con ojo (u oído) crítico? ¡¡Compártelas!!

Querer mucho... o querer bien? Enlaces para tener cerca.

Hacía muchísimo tiempo que no actualizaba el blog y tenía ganas de agradecer a todas las personas que en este tiempo os habéis puesto en contacto conmigo, para felicitarme, para presentarme vuestras iniciativas, para recomendarme en vuestras webs, o para consultarme dudas o enviarme un abrazo... ¡¡Muchas gracias por quererme bien!!

Hoy, y con la tranquilidad de que empieza a acabarse el curso y la marabunta de trabajo, y tengo más tiempo para dedicarlo a lo que quiera, os voy a presentar un par de guías que he conocido en este tiempo, por si os resultan interesantes.

La primera, "Rompe tópicos", trata de romper con los estereotipos que existen en las relaciones de pareja jóvenes y que a veces nos pueden llevar a confundirnos. Los tópicos son ideas estereotipadas, o creencias fijas de "cómo deberían ser las cosas" que en realidad no son ciertas y nos pueden llevar a aguantar malos rollos.  Si te atreves a romper con estas ideas y a repensarlas, no te pierdas esta guía. Forma parte de un programa para el buen trato en parejas jóvenes potenciado desde el Ayuntamiento de Logroño que se llama ¡Quiéreme bien!, desde donde hace un tiempo recomendaron este blog. Así que anímate a echar un vistazo en www.quieremebien.es y descárgate la guía en este enlace


La guía "Si me controlas NO me quieres" realizada desde el Ayuntamiento de Móstoles, te permite visualizar sus páginas en línea y nos envía unas cuantas ideas sobre cómo aprendemos a amar, si nuestra relación es dañina o sana, si nos encontramos en una situación violenta, qué cosas no debemos olvidar sobre nosotras mismas en una relación... No te pierdas visitar esta guía en este enlace


También tienes información online sobre qué es una relación, las relaciones de control... en www.guiaviolenciadegenero.com/jovenes.php


Y próximamente... vuelvo con más, prometido!

El maltrato "sutil"

El Maltrato "Sutil" es un cuento sobre los mensajes destructores que nos envía la sociedad a las mujeres, y cómo éstos nos "ayudan" a ir empequeñecieeeeeeeendo poco a poco nuestra autoestima y a necesitar ser miradas por alguien, olvidando quienes somos en realidad.



Poco me queda que añadir, además de que veas el vídeo. Y no olvides nunca que, como dice el cuento, eres increiblemente preciosa cuando eres auténtica.
Atrevete siempre a ser como eres.

¿Quiero cambiar mi relación? ¿Quiero?

Es posible que alguna vez te hayas planteado que te gustaría que tu relación cambiara, pero piensas que no puede cambiar y ... habrá que conformarse con lo que hay! 



¿Sí???... Estás segura? 


A veces evitamos esfuerzos por pensar que no nos van a servir para nada, estamos adelantando las consecuencias negativas antes incluso de que lo pongamos en marcha. Esto es lo que nos pasa cuando pensamos "es que es así, no lo puedo cambiar", "para qué quejarme, si las cosas van a seguir igual, mejor me callo", o "todos los chicos con los que he estado me han hecho lo mismo, así que será normal", "por mucho que me esfuerce, no lo conseguiré" (ni que fueras una pitonisa que ya sabe el futuro) o peor aún "no me merezco nada mejor que lo que tengo". 

Quizá pensamientos parecidos a estos estén limitando tu capacidad para cambiar la situación, pero... ¡Igual tienes más opciones de las que piensas y puedes cambiar tu situación! 

¿Te animas a pensar al menos en la posibilidad?

Aquí tienes un ejemplo muy claro que nos dejó Mónica Quesada Juan hace un tiempo en este artículo de Pikara sobre los modelos de relación, y lo difícil que nos resulta cambiar... incluso aunque sepamos que nuestra relación no nos está sentando bien.


"Imagínate que al lado de tu casa hay una tienda de alimentación donde tu familia y tú habéis comprado siempre. A medida que pasa el tiempo empiezas a notar que ese tipo de comida no te sienta bien. Nada bien. Te ha costado años darte cuenta. Te cuesta creerlo porque te gusta tanto… Pero, definitivamente, tienes que tomar una decisión. Te planteas las siguientes alternativas:

Para elegir en libertad tu propio modelo de relación, primero tendrás que detectar dónde tienes las cadenas. Si actúas como si no las llevases, seguirás encadenada, y encima ¡dolorida!
- Buscar otra. Implica tiempo y esfuerzo. Preguntar, informarte, probar, etc. El proceso será duro, estará lleno de equivocaciones, pero a la larga te ayudará a sentirte mejor.
- Crear tu propio huerto. Es la que más tiempo y esfuerzo requiere, pero la que más compensa. Porque eres tú quien decide qué y cuándo plantar y con quién compartirlo. Y, si tu prioridad es cuidarte, ¿qué mejor que hacerlo tú misma o mismo?
En las relaciones, la opción de seguir con el mismo modelo suele ser la más elegida. Estamos dispuestas y dispuestos a  dedicar mucho tiempo a comprar un coche o ropa, pero somos incapaces de invertir -que no perder- el tiempo analizando porqué reproducimos ciertos modelos que nos son perjudiciales. Conocernos a nosotras o nosotros mismos es una asignatura pendiente.  Es cómodo reproducir el modelo dañino y quejarnos de que las cosas no cambian.
Por otro lado, buscar otro tipo de modelo de pareja requiere tiempo, ganas y esfuerzo. Y, sobre todo, ir contracorriente, moverte en diferentes círculos, analizar tus actitudes (que no siempre irán acorde con tus ideales)…  Esta opción es menos elegida que la primera porque en nuestra educación no suele incluirse el egoísmo sano, pensar en ti y en lo que te conviene, fuera de las normas culturales.  (seguir leyendo el artículo)
"

Y tu qué? 
¿Eres de las que piensa que las cosas son como son y ya está?
¿Tiendes a escuchar lo que él quiere, lo que a él le gusta y a intentar dárselo?
¿Te sientes mal porque no haces todo lo que él quisiera?
¿Te gustaría hacerle feliz y saber amarle como él quiere?

Pues si alguna vez te has hecho alguna de esas preguntas, puede ser el momento de que le des la vuelta, y en lugar de preguntar por él... preguntes por ti y te escuches! (grábatelo y póntelo en tu mp3 si te hace falta)

Piensa en:

  • lo que tú quieres
  • lo que tú necesitas
  • lo que a ti te gusta
  • lo que tú deseas
  • lo que sientes
  • con lo que tú disfrutas
  • lo que te gustaría
  • cómo te gustaría verte en unos años


Y compáralo con lo que realmente hay. Si la diferencia es demasiado grande... quizá te empiece a interesar pensar en cambiar tu situación.

Pensar en ti no es egoísta, es escuchar tu "YO". ¿Qué tal si cuando empieces a escuchar tu yo... te animas a buscar y a esforzarte por lo que tu YO quiere... y no por lo que quieren los demás, o por lo que quiere él?

Un bonito regalo de San Valentin para mi

El día de San Valentin puede ser utilizado no sólo como nos venden estereotipadamente, sino como un buen momento para regalar reconocimiento y cariño, y valorar a otra persona, sin necesidad de gastarse un duro para ello.

Eso es lo que me ha pasado a mi hoy, que he recibido el regalito de la publicación de mi artículo "Mi ex ¿qué quiere? Que no te confunda el 14 de febrero" en la revista digital Pikara Magazine

Aunque Pikara está entre los enlaces recomendados del blog, puede que aún no conocieras esta revista. Si es así, ¿a qué esperas para pasarte por allí? Gracias a Pikara y a June por quererme tan bien.

Y después de esta primera vez, vendrán más, porque volveré a escribiros por allí.

Qué más puedo decir... ¡Es muy bonito sentirse bien querida!

Que tengáis un feliz día de buen amor, seais bien queridas y querais bien. Y mañana también.

Mi ex... ¿qué quiere?... [Que no te confunda el 14 de febrero]

Hace tiempo que lo dejaste con él porque te diste cuenta de que lo vuestro era una relación asfixiante, en la que él decidía siempre y había que hacer lo que quisiera,  que perdías más de lo que ganabas por estar con él, que te hizo sentir inútil y que realmente te trató muy mal. Nadie se merece lo que tú pasaste, y lo sabes. En tu cabeza lo sabes y lo tienes claro: no es bueno para ti y lo mejor es mantenerte alejada de él. 
PEERO... hay momentos en los que te sientes más vulnerable, y hasta te pones a pensar en cómo serían las cosas si lo volvieras a intentar, en si habrá cambiado, en si estará con alguien, te entran ganas de coger el móvil y... (¡¡¡¡aiss... ni lo pienses!!!!)...

San Valentín es uno de esos peores días, de esos peores momentos en los que el Universo por completo se pone de acuerdo en recordarte que no tienes pareja, que estás sola, y que no tienes a nadie que te vaya a "regalar amor", ni a quién regalárselo... Pero mucho peor que eso es que este fantástico Santo (notese enorme ironía en la frase, por favor) intenta decirte que "lo normal" en el mundo es tener pareja, que nos salgan corazoncitos de la cabeza cada vez que nos miramos a los ojos, y mariposas del estómago, que toooooodo el mundo es superfeliz por definición en este día... Y... que SI TÚ... chica solitaria... no tienes a nadie que te acompañe en este día, ni que te llame, ni que te corteje... tiene que ser porque no vales nada. (Así, tal cual!!). Porque una chica que "vale" tiene que tener novio. Si no lo tiene, "es que vete a saber lo insoportable que es, tiene que tener un fallo enorme, tiene que ser tonta, seguro que es una mála pécora"... Calificativos que te "toca" aguantar, por ser, simplemente, una chica que no tiene una pareja. Estar sóla en este mundo (dicen algunos), es lo peor que le puede pasar a una chica.

En fin, aunque toda la gente que piensa eso está equivocada (de verdad), y tú sabes que tu valor no está en el maromo que lleves al lado, sino en cómo seas tú (nota mental: apúntatelo para cuando te falle la autoestima: "La que importa soy yo"), los días previos a San Valentín, sales a la calle y es imposible que no te des de bruces con la campaña más abrumadora en contra de chicas independientes. Los escaparates de todas las tiendas por las que pasas están llenas de corazoncitos, de algodón y azucar, de lazos rojos y rosas, de amoor, amooor, amooor...
"regala bombones, regala joyas, regala flores.".. "te hacemos una pizza en forma de corazón",... "demuéstra lo que la quieres"... 
Todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo, en que lo importante es demostrar algo en este día tan señalado, y que este día lo arregla todo... Como si porque te fuera a comprar un regalo envueltito en el papel más rojo y lleno de corazones que exista, pudiera arreglar todo lo que te hizo cuando estuvisteis juntos, todo lo mal que te trató, todas las veces que te demostró que no le importabas, todas las veces que te demostró que era un estúpido, egoísta y cretino.


Hay que ser muy fuerte para no engañarse y caer... o simplemente, hay que tener las cosas claras, aunque sea en tu cabeza... y el corazón esté dudando o directamente se encuentre en otro planeta a punto de enloquecer. 

Veamos qué cosas claras tienes que tener sobre tu ex:

> Si es tu ex porque tú lo decidiste, seguro que tenías razón para dejarlo. Intenta recordar cuáles fueron esas razones que te hicieron alejarte de él, trata de no olvidar todas las que te hizo, traelas a tu mente y sé fuerte.

> Un detalle bonito y puntual no puede borrar toda una historia de "detalles horrorosos" contra tí. Puede que a veces te confunda lo de "dar una segunda oportunidad", e intentes darla. Pero antes de hacerlo piensa si esa segunda oportunidad la das porque tú quieres tenerla o sólo porque él te lo pide y... te da pena. Piensa en lo que te da y te ha dado esa relación en general y no sólo en ese momento puntual en el que viene a pedirte otra oportunidad. Y piensa... ¿quién es él para decidir por ti?

> La mayor parte de las veces que te pide una segunda oportunidad, lo que está haciendo es chantajearte. Y el chantaje es así, y funciona muy fácil. Él viene y te dice cuánto te echa de menos, cuánto se ha dado cuenta del error que ha cometido contigo, te dice y te promete que va a cambiar, te promete que va a ser todo distinto... Si estas frases te suenan a algo conocido, empieza a desconfiar. Se trata de un discurso hecho y más que rehecho (no es suyo). Lo utilizan todos los que, sin haber hecho ningún esfuerzo de cambio y sin reconocer alguna culpa, intentan que caigamos de nuevo en sus redes. La estrategia es "si así consigo que vuelva conmigo, yo digo lo que haga falta". Es decir, que, aunque sabe que te está mintiendo, lo intenta, por si tú caes en la trampa.

¿Cómo comprobar si de verdad ha cambiado y se ha arrepentido y merece otra oportunidad? Normalmente pensamos: "una oportunidad se merece todo el mundo"... se la damos, y ¡nos vuelve a hacer la misma! Solucionar este riesgo es muy sencillo: no le des la segunda oportunidad sólo con que te lo pida. Si está arrepentido de verdad, se encargará de DEMOSTRÁRTELO, con hechos comprobables. No con palabras de arrepentimiento. Las palabras no cuestan nada, salen de nuestra boca gratis. Los hechos cuestan un esfuerzo, los hechos son reales. Y los hechos se mantienen en el tiempo, no son cosa de un día. ¿Qué mejor forma de demostrar que el arrepentimiento va en serio, que demostrar que no es cosa de un sólo día? Así que para dar otra oportunidad valora  antes los hechos de todos los días, no las palabras tontas que te diga, ni su cara de corderito ni su tono meloso. HECHOS, sólo hechos.

> Si tú le has dejado y él te busca, te sigue, te vigila... mucho cuidado, eso se llama ACOSO. No te dejes engañar por los sentimientos, que a veces nos confunden. Si tú decidiste dejar esa relación, si esa relación era negativa para ti, o simplemente no era lo que tú querías... tienes derecho a decidir que no continúe. Él no tiene derecho a acosarte, a seguirte, a vigilar tu perfil del facebook o del tuenti. a chantajearte con enseñar cosas tuyas si no vuelves con él... No tiene derecho a seguir pensando que eres una propiedad suya. 
- Primero, porque nunca fuiste propiedad suya (sólo eres tuya y de nadie más).
- Y segundo, porque si tú dijiste "se acabó", mereces que respeten tu decisión. La tomaste tú y es importante.

No te engañes. No te sigue y se presenta por los sitios por los que sueles estar "de casualidad". No está más atento que antes "por casualidad". Lo que le ocurre es que no puede soportar que tú seas libre. Pero eso no es amor, es posesión. Y tú no eres suya. Puedes defenderte de tu acosador, el acoso es una violencia reconocida, no tiene derecho a acosarte por el simple hecho de haber tenido una relación contigo. Así que si estás viviendo una situación así, pide ayuda. 

> Es mejor estar "sola" que con alguien que te daña. Quienes piensan que no tener pareja es estar sola, no entienden que no tener un novio, no significa estar sola en el mundo.
Tu mundo se compone de muchas personas, además de ti misma. Piensa que de la soledad también se pueden sacar cosas buenas (puedes aprovechar para hacer las cosas que a ti realmente te gusten), pero además, seguramente no estás tan sola como parece que el mundo y San Valentín nos quieren vender. Seguramente hay un montón de personas (amigas, amigos, tu familia, compañeras) con las que disfrutar en compañía, y que, además (y muy importante), te demuestran que te quieren, que eres importante, que te aceptan como tú eres. Eso no es estar sola! Eso es ser querida!. Y eso demuestra que mereces que te quieran bien. ¿No es eso mejor que la "compañía" de quien te trata mal?

¿Qué te parece si este San Valentín, en lugar de celebrarlo a solas con el energúmeno que te hizo tanto daño, lo haces junto a esta gente que es importante para ti y te quiere? Sal con ell@s, haced alguna actividad junt@s. Si hay que demostrar en un día en concreto, que se quiere a alguien, demuéstraselo a todas las personas que están a tu alrededor! Y sobre todo, aprovecha este día que todo el mundo dice que hay que demostrar amor, para demostrárselo a la persona más importante de tu vida:

Y grita...
¡¡¡¡¡¡¡yoooo me quiero!!!!!!!!   


(Ese es el verdadero amor sincero y verdadero)

Ianire E.

Pero ¿por qué no le deja? Crepúsculo como ejemplo, (II)

Hace tiempo utilicé fragmentos del libro de Crepúsculo para transmitir cómo muchas veces el amor puede cegarnos y meternos en una relación peligrosa sin que nos demos cuenta, en esta entrada: Crepúsculo: un amor peligroso o ¿un peligro cegado por el amor?

Y desde entonces no había vuelto a decir nada sobre el tema, pero lo que hice en su día no era en sí mismo una crítica hacia Crepúsculo y sus personajes porque sí, ni una crítica a sus fans (no se me enfaden), sino que lo que pretendía era representar cómo, en un libro de tanto éxito entre las chicas como éste, podemos ver cómo los mensajes de amor romántico,
de "no puedo vivir sin ti y estoy mejor muerta si no estoy contigo", "eres lo único importante de mi vida", o "me da igual el riesgo que corramos, que lo dejaré todo por ti"
no son cosas antiguas, ni están pasadas de moda, sino que son mensajes que siguen bien metiditos en muchas de las películas, series, revistas, libros e historias que tenemos hoy en día, y que incluso, nos pueden gustar.

A veces, aunque nos puedan gustar algunas películas o series, sus protagonistas "estén superbuenos", o que algunas canciones que transmitan estos mensajes "sean muy pegadizas", podemos, independientemente de que nos gusten, intentar dar unas cuantas vueltas a si los mensajes que nos transmiten son buenos, o no, son reales, o no, o nos pueden hacer creer en ideales que nunca se van a cumplir. A veces estos mensajes nos pueden estar influyendo en cómo vemos la realidad. Y esto le puede pasar a cualquiera.


Muchas veces he preguntado a grupos de adolescentes por qué creen que una chica puede estar en una relación de maltrato y no ser capaz de dejarle, y he encontrado respuestas como:
"porque es tonta", "yo si estuviera en esa situación, me daría cuenta" "yo le dejaría enseguida, a mí eso...", "si tan mal le trata, que le deje".
Parece que resulta bastante difícil darnos cuenta de que cualquiera podría engañarse, cegarse, continuar con una relación esperando que mejore, sentirse culpable porque las cosas no hayan salido bien... y que dejar a una persona a la que quieres, no es en absoluto, una cosa fácil. 

¿Por qué cuesta tando darnos cuenta de que es muy difícil admitir que algo no funciona... que es muy difícil cortar por lo sano con alguien a quien tú quieres... que es muy difícil ver las cosas con claridad, cuando estás "enamorada"?


Así que hoy os dejo aquí un vídeo que creé en su momento para reflexionar en talleres, se trata de un montaje de escenas de la película, que pretende responder a por qué muchas chicas son incapaces de darse cuenta de que una relación les puede estar suponiendo un peligro.

Si alguna vez has pensado que a ti nunca te pasaría algo así, piensa en si quizá podrías estar cerca de un "vampiro". Piensa que a ti también te podría pasar, aunque sea por un momento.

Los chicos y las chicas ante la violencia: dos piezas que encajan perfectamente

¿Cómo se puede estar perpetuando la violencia de género en las relaciones jóvenes? ¿Es que chicos y chicas no han alcanzado ya la igualdad? o ¡por qué chicos, y chicas siguen justificando la violencia!
... pueden ser las dudas que te surjan en la cabeza cuando hablamos de que la violencia de género se sigue manifestando entre la juventud, hoy en día, más cerca de lo que piensas... quizá a tu lado mismo, o en tu relación.

Hace unos pocos años, se comenzó a investigar cómo percibían las chicas la violencia en sus relaciones encontrando que una buena parte de ellas justificaba comportamientos de control o dominio, se confundía con "el mal-llamado amor", o negaba la violencia que estaba detrás de ciertos comportamientos. Ahí se comprobó que el "mi novio me controla... pero sólo lo normal, nada malo", o "lo hace porque me quiere mucho..." eran ideas frecuentes entre las chicas jóvenes, y por cierto, las ponen en serio peligro de continuar relaciones insanas sin darse apenas cuenta.

¿Pero qué piensan los chicos?...
Eso es algo que, no se había estudiado mucho... hasta hace poco.

Durante el año 2010, he participado en un estudio realizado desde la Consultoría Sortzen, en los municipios de Ondarroa y Markina-Xemein. Sortzen realizó este estudio para recoger las percepciones que tenían las chicas de estos municipios de la violencia en su pareja, pero también, de una forma innovadora, para conocer la percepción de los chicos.

Entre las conclusiones más importantes de este estudio, encontramos que la violencia no significa lo mismo, para las chicas y para los chicos.

Y es que, a pesar de que algunas personas prefieran pensar sin más que ya "somos iguales", ser igual ante la ley no significa ser idénticos, la realidad es que chicas y chicos tienen una educación diferente, un rol diferente en esta sociedad, que los comportamientos que están bien vistos para los chicos no son iguales que los de las chicas, que chicos y chicas tenemos necesidades diferentes, que chicos y chicas tenemos expectativas y dificultades diferentes. Así, en este estudio se refleja una diferencia significativa entre grupos de chicas y chicos.

De las 205 chicas y 213 chicos que participaron en el estudio:


- Se encuentran mayores dificultades para percibir la violencia en el grupo de las chicas. Ellas justifican la violencia en mucha mayor medida, buscan las razones que pueden estar detrás de los comportamientos de los chicos "para perdonarles". Ellas son las que se confunden con "el amor" y tratan de perdonar y de quitar importancia a los comportamientos de su pareja, con tal de seguir con él. "ya cambiará, los chicos son así, pero lo hace porque me quiere...", son las argumentaciones de las chicas. Su discurso es confuso, titubeante, no se atreven a decir sí o no es violencia, primero prefieren pensar y reflexionar, justificar, perdonar., incluso probar y experimentar, antes de culparles a ellos. Esto es lo que sorprendentemente NO se ha encontrado en los grupos de chicos.


- Así, en ninguno de los grupos de chicos se encuentran justificaciones ni argumentaciones sobre el amor. Los chicos parecen decir "Eso es violencia, eso es controlar, y está mal". No perdonan, no se confunden con el amor, no se ciegan... y eso en principio parece una buena baza para ellos. Seguramente serán capaces de ver una situación violenta con mucha más facilidad y alejarse de ella incluso. Su discurso es claro y contundente. Esto es violencia, esto está mal.

- "Sin embargo, los chicos le dan mucha más importancia a la violencia física que a "otros tipos de violencia", y en ese sentido no aprecian diferencias en la violencia psicológica. Y sí justifican en algunos casos el hecho de que ellos ejerzan "ciertas violencias"... "Por proponer o por intentar... no se hace nada malo. Si tú se lo impones no, pero por proponérserlo... es lícito, si ella cae...", es su argumentación para justificar que, algunas veces, ellos coaccionen a sus parejas, sin sentirse culpables por ello, o sin responsabilizarse de que lo que están haciendo es coaccionarlas, decidiendo por ellas, o controlándolas.


De esta forma, las dos piezas del puzzle, encajan a la perfección:


  • Ella: se autoculpa de lo que pasa en la relación.
  • Él: la culpa a ella de lo que pasa en la relación.
  • Ella: piensa que lo suyo no tiene tanta importancia, y que sus quejas pueden ser tonterías
  • Él: piensa que las tías se enfadan por chorradas y que lo mejor es no hacerles caso
  • Ella: piensa que si él le controla es porque la quiere, así que lo ve como una muestra de interés
  • Él: sabe que cuando le controla, la está controlando y está mal, pero cree que es lícito si ella "se deja"
  • Ella: siempre piensa depende, no se atreve a decidir...
  • Él: decide por ella.
  • Ella: cree que si él le dice lo que tiene que hacer, lo hace por su bien
  • Él: piensa también que lo está haciendo "por su bien".

Y todas estas argumentaciones se encuentran en buena parte del discurso de chicos y chicas de entre 15 a 19 años.
¿Te atreves a pensar después de esto, que las cosas han cambiado mucho? 

Si quieres conocer a fondo el estudio, puedes visualizarlo por completo aquí:

En castellano:
Sortzen. Ondarroa Markina-Xemein. Diagnóstico juventud. ¿Proponer o imponer?

En euskera:
Sortzen. Ondarroa Markina-Xemein. Diagnostikoa Proposatu ala inposatu?

Este estudio ha sido realizado por Sortzen Consultoría con la colaboración del Consejo de Mujeres de Ondarroa, los centros escolares, las agrupaciones feministas de ambos municipios y la colaboración de hombres expertos en masculinidades. Presentado en: Diciembre 2010.

Vidasolidaria: un recopilatorio sobre la violencia de género

Recientemente he conocido, gracias a Marta R. Román (un saludo! ;)) el portal vidasolidaria de elcorreo.com

Con motivo del 25 de Noviembre, redactaron un especial, que recomiendo visitar.

Recoge vídeos interesantes, iniciativas que se están realizando, películas, blogs, cifras, enlaces...

Es bastante completo, así que quizá encuentres alguna cosa que te llame la atención:

Pásate por: http://www.vidasolidaria.com/solidario/violencia-genero/dia-violencia-genero.html